lunes, noviembre 15, 2004

EL LECTOR ANTE EL ESPEJO




"Miss Abbott, don't worry over me. Some people are born not to do things. I'm one of them; I never did anything at school or at the Bar. I came out to stop Lilia's marriage, and it was too late. I came out intending to get the baby, and I shall return an 'honourable failure.' I never expect anything to happen now, and so I am never disappointed. You would be surprised to know what my great events are. Going to the theatre yesterday, talking to you now--I don't suppose I shall ever meet anything greater. I seem fated to pass through the world without colliding with it or moving it--and I'm sure I can't tell you whether the fate's good or evil. I don't die--I don't fall in love. And if other people die or fall in love they always do it when I'm just not there. You are quite right; life to me is just a spectacle, which--thank God, and thank Italy, and thank you--is now more beautiful and heartening than it has ever been before."

E. M. Forster. Where Angels Fear to Tread


lunes, junio 21, 2004

VIEJAS FOTOGRAFÍAS

Muchas veces abre la caja de lata y escoge una foto al azar, la mira detenidamente mientras sus ojos se llenan de recuerdos. Esas caras, me dice señalando los rostros congelados, ya no se ven por la calle.

La expresión, la mirada, las sonrisas y las ausencias quedan por un momento escritas en un pedazo de papel. La escritura de la imagen no tiene palabras, pero su poder de evocación es como un relámpago, atraviesa el pensamiento rápidamente. Evocación indefinida, menos sutil. Breve y fugaz. Los recuerdos que se vienen al pensamiento cuando se relee aquella carta escrita a hurtadillas y releída a escondidas otras tantas veces, son de emoción pausada, clara… y así se representa en la imaginación la mano que escribió aquellas palabras, cómo tocaba el papel, cómo aquella retahíla de palabras brotó desde ese lugar inalcanzable, cómo……………

Esas caras quedaron atrapadas en un momento, en el pasado en el que nos movemos constantemente. Vivimos entre el antes y el ahora. Entre dos adverbios. Esas fotografías son del ayer, al que no se puede volver, ni modificar desde nuestro huidizo presente. Sin embargo, las palabras vuelven una y otra vez a nuestros labios, se renuevan cada vez que hablamos, gritamos o susurramos.

Las palabras… qué invento.

¿QUÉ BUSCAS EN EL HORIZONTE?



No hay nada más allá del horizonte que no pueda ser descubierto con la mirada que escondes en la palma de tu mano. Se quedaron los ojos ciegos, el sol quemó la vista, pero entonces, el mundo absurdo y oscuro, empezó a tener sentido en medio de la oscuridad. Para buscar y encontrar, primero hay que entender.

domingo, junio 20, 2004

AL PRINCIPIO

Busco arañando lo que se esconde bajo las palabras, entre los silencios y los sonidos fluidos.... mientras otros querían que la intelijencia les diese el nombre exacto de las cosas, yo me desespero en las pausas de las conversaciones, en el silencio de los vacíos.